Menú de contenidos

 

Yubartas comiendo

 

Mular comiendo trompeteros

 

cachalote atrapando un calamar gigante

Alimentación

Los seres más grandes del planeta se alimentan de los más pequeños. Para ello emplean las barbas o ballenas, que son unas láminas que cuelgan de la parte superior de la boca, con aspecto de pelo en la parte más desgastada, y forman un impresionante tamiz que atrapa el alimento que flota en el agua. Aunque nacen en la encía, no son dientes.

Su principal alimento es el krill, que son una variedad de crustáceos muy pequeños, como gambas, de la familia de los eufasíidos, copépodos (otro tipo de crustáceo pequeño) y anfípodos (incluye a los saltamontes de arena). Además de esto, también comen bancos de peces (arenques, capelanes) y moluscos (calamares, pterópodos). Dependiendo de la especie, consumen más o menos una tonelada al día.

Existen dos técnicas de alimentación:

Espumación: la ballena se desplaza lentamente cerca de la superficie forzando el paso del agua a través de las barbas y quedándose con el alimento. Es típico de la Ballena Franca.
Engullida: la ballena ingiere gran cantidad de agua, para lo que dilata los pliegues que tiene bajo la garganta, y continuación cierra la boca, dejando salir el agua a través de las barbas. El alimento que queda retenido es engullido. Es el sistema típico de los rorcuales.

Los odontocetos utilizan los dientes para capturar a sus presas, no para masticar tal y como hacemos los humanos. Las características de cada especie delimitan el tipo de alimento que capturan. De este modo, los delfines se suelen alimentar de pequeños peces y calmares, mientras que los cachalotes lo hacen de calamares gigantes.

Las orcas son unos grandes depredadores, ya que cazan peces, delfines, ballenas e incluso focas. Este es el motivo de que se les llame "ballenas asesinas", no por que ataquen a los humanos, sino por que matan otros cetáceos.

Las estrategias de alimentación varían mucho según las especies. Unas cazan en solitario y otras en grupo.